Ansiedad y el cerebro
5 (100%) 2 votes

Ansiedad y el cerebro: una introducción

la ansiedad y el cerebro-min

No debería sorprender que tu cerebro sea la fuente de tu ansiedad. La ansiedad no solo se manifiesta en los pensamientos, sino que también afecta la química del cerebro de una manera que puede alterar los pensamientos futuros y afectar la forma en que opera todo tu cuerpo.

La ansiedad puede ser un trastorno preocupante, pero también es fascinante. La ansiedad puede causar síntomas físicos incluso cuando no te sientas ansioso, cambias genuinamente la manera en que respondes a los acontecimientos de la vida y te refuerzas en función de los comportamientos que cambias como resultado de tu ansiedad. En este artículo, examinaremos la relación compleja entre la ansiedad y el cerebro.

 

¿Cuán grave es tu ansiedad?

 

Si aún no lo has hecho, asegúrate de tomar mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos para determinar tu puntaje de gravedad de la ansiedad, comparar tus síntomas con los demás y obtener más información sobre los tratamientos.

Comienza el test de ansiedad aquí.

 

La ansiedad desde la biología humana

 

La ansiedad puede ser forjada por años de experiencias. Pero en algunos casos, pudiste haber nacido con problemas para crear algunos de los neurotransmisores que controlan el estado de ánimo, lo que indica que estabas predispuesto a desarrollar ansiedad.

Lo sorprendente del cerebro, sin embargo, es que incluso si tu ansiedad está en tu ADN, aún puedes controlarla con los tratamientos de ansiedad adecuados. Realiza mi test de síntomas de ansiedad para obtener más información.

Neurotransmisores y ansiedad

 

Tu cerebro responde directamente a los neurotransmisores: pequeñas sustancias químicas dentro de tu cuerpo que le envían mensajes a tu cerebro sobre cómo debe sentirse, pensar, actuar y más. Muchos neurotransmisores se han relacionado con la ansiedad, que incluyen:

  • Serotonina
  • GABA
  • Norepinefrina

Incluso la dopamina puede desempeñar un papel en la ansiedad, o al menos tener un efecto calmante en aquellos que ya viven con síntomas de ansiedad. Curiosamente, demasiado o muy poco de cualquier hormona también puede afectar la ansiedad de diferentes maneras. El problema es con el equilibrio. Si tu cerebro no tiene suficiente serotonina, por ejemplo, puede causarte síntomas de ansiedad.

Cuando se trata de la producción de neurotransmisores, la verdad es que rara vez se conocen la causa y el efecto. A menudo es imposible distinguir entre un equilibrio pobre de neurotransmisores como resultado de la experiencia de la vida o un equilibrio deficiente de neurotransmisores como resultado de la genética. Ambos pueden ocurrir en cualquier persona que viva con ansiedad y, en algunos casos, una combinación de ambos puede ser responsable de los síntomas de ansiedad.

 

Ansiedad y activación cerebral

 

Hay dos partes diferentes de un trastorno de ansiedad, y alguien con ansiedad puede sufrir de uno o ambos.

  1. La primera parte es de preocupaciones mentales – verbales, pensamientos nerviosos, etc.
  2. La segunda parte de la ansiedad es física. Por ejemplo, latidos cardíacos acelerados, ataques de pánico, aturdimiento y otros síntomas físicos.

Es posible experimentar síntomas físicos con menos preocupación, y es posible preocuparse a menudo sin muchos síntomas físicos. Los investigadores también descubrieron que ambos excitaban diferentes partes del cerebro. Aquellos con pensamientos preocupados mostraron más actividad cerebral izquierda cuando estaban nerviosos. Aquellos con síntomas físicos experimentaron más actividad cerebral derecha.

Otro estudio analizó la forma en que aquellos con una fobia a las arañas reaccionaron ante la creencia de que iban a encontrarse con una araña. Encontraron que aquellos con fobia tenían su corteza cingulada anterior (CCA) de forma dorsal, la ínsula y tálamo se volvieron más activos que aquellos sin fobia.

Otro estudio en la Universidad de Wisconsin – Madison descubrió que aquellos con trastorno de ansiedad generalizada parecían tener una conexión más débil entre el área de la sustancia blanca del cerebro y la corteza prefrontal y anterior. Esto se comparó con aquellos sin trastorno de ansiedad generalizada y los resultados parecieron ser significativos.

Estas son solo algunas de las formas en que la ansiedad puede activar el cerebro.

 

Hormonas y ansiedad

 

Las hormonas también pueden afectar la ansiedad. Muchas hormonas diferentes tienen un efecto sobre la química del cerebro, la producción y el equilibrio de los neurotransmisores, por lo que si estas hormonas parecen estar desequilibradas, la ansiedad puede ser el resultado.

Algunos ejemplos de hormonas que afectan el cerebro incluyen:

  • Adrenalina / epinefrina

La adrenalina es una de las causas más comunes de los síntomas de ansiedad. Tu cuerpo te libera cuando tu sistema de lucha o huida está activo, causando el aumento en la frecuencia cardíaca, la tensión muscular y más. En algunos casos, el estrés y la ansiedad a largo plazo pueden dañar tu capacidad para controlar la adrenalina, lo que puede provocar más síntomas de ansiedad.

  • La hormona tiroidea

La hormona tiroidea parece regular la cantidad de serotonina, norepinefrina y ácido gamma-aminobutírico (GABA) producidos y distribuidos en el cerebro, por lo que los problemas con la tiroides también pueden aumentar el riesgo de desarrollar ansiedad.

Varias hormonas pueden causar ansiedad, y un cambio en la química del cerebro puede aumentar la producción de hormonas que conducen a más síntomas de ansiedad.

 

Ataques de pánico y el cerebro

 

Los ataques de pánico son particularmente una forma de angustia, y estos también pueden deberse a la salud del cerebro. Los investigadores han descubierto que aquellos con ataques de pánico a menudo tienen una amígdala hiperactiva. Si bien no está claro qué es lo que crea esta actividad excesiva, el hecho de que esa área del cerebro parezca contribuir a los ataques de pánico indica que algún aspecto del cerebro controla la experiencia del ataque de pánico.

 

Otros enlaces entre la ansiedad y el cerebro

 

Otra relación interesante entre la ansiedad y el cerebro es que la ansiedad a largo plazo puede dañar el cerebro de una manera que podría causar ansiedad adicional. Los investigadores han descubierto que cuando se deja sin tratar un trastorno de ansiedad, la corteza prefrontal dorsomedial, el cíngulo anterior, el hipocampo, la corteza prefrontal dorsolateral y la corteza orbitofrontal, todos parecen disminuir de tamaño. Cuanto más tiempo la ansiedad no se trata, más pequeños y débiles parecen ser.

Lo interesante es que estos cambios no solo afectan los síntomas de ansiedad, sino que también crean pensamientos de ansiedad. Las personas con ansiedad pueden sentir que sus pensamientos son completamente naturales, cuando en realidad el cerebro contribuye a ese tipo de pensamiento negativo.

 

¿Cómo tratar la ansiedad cuando tienes una causa cerebral?

 

Aquellos que escuchan que sus cerebros pueden ser responsables de su ansiedad a menudo se sienten un poco desesperados, como si esto significara que su ansiedad no puede ser detenida o tratada. Afortunadamente, el cerebro es increíblemente adaptativo. Puede responder al aprendizaje y puede responder a las experiencias y habilidades mentales.

Es por eso que aunque haya partes de tu cerebro que crean ansiedad debido al tamaño, la producción de hormonas, la receptividad de los neurotransmisores, etc., puedes cambiarlas al aprender herramientas de relajación y mecanismos de adaptación que te permiten controlar tu ansiedad en general.

Aún así, necesitas basar estos tratamientos en tus síntomas. Es por eso que deberías comenzar tomando mi test de ansiedad gratuito ahora mismo. Tomará 5 minutos o menos, y es una herramienta crucial para descubrir cómo puedes tratar de mejorar tu ansiedad.

Haz clic aquí para comenzar.

» Recomendado para ti:

Compartir artículo en:

[addtoany]

¿Necesitas ayuda con la ansiedad?

Toma mi prueba de ansiedad basada en la ciencia, completamente gratis (no demoraras más de 5 minutos). Después de completarla, descubrirás si tu ansiedad está dentro del «rango normal», qué partes están desequilibradas y, lo más importante, cómo actuar para controlar tus síntomas. Mi test de ansiedad está hecho específicamente para personas que padecen ansiedad, por favor utilízalo.