Sensaciones de ansiedad y asfixia
Rate this post

Sensaciones de ansiedad y asfixia

Aquellos que luchan con ansiedad a menudo tienen un miedo en la parte posterior de su mente que no desaparecerá. Un miedo que les dificulta manejar su ansiedad o sentirse completamente calmados y contentos incluso cuando pueden controlar sus ataques de ansiedad. Ese miedo es que su ansiedad esconde algo más serio. Temen que los médicos puedan estar equivocados, y que existe un peligro oculto dentro de su cuerpo en ese momento que les está causando sentir estos síntomas físicos.

Parte de ese miedo tal vez el más aparente es cuando alguien con sentimientos de ansiedad se ahoga. Las sensaciones de asfixia son un problema muy real para quienes se enfrentan a la ansiedad, especialmente los ataques de ansiedad, y pueden contribuir a esta sensación de que el peligro está presente en cualquier momento.

 

¿Tú asfixia es por la ansiedad?

 

No se puede negar que algunas enfermedades causan sensaciones de asfixia, y si estás preocupado, debes hablar con un médico. Pero las sensaciones de asfixia pueden ser causadas por ansiedad, especialmente ansiedad severa. Realiza mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos para evaluar la gravedad de tu ansiedad y ver si tus síntomas pueden ayudarte a encontrar un tratamiento.

Comienza el test aquí.

 

¿Sensaciones de ahogo o enfermedad?

 

Hay absolutamente algunos problemas de salud que pueden hacer que sientas que te estás ahogando. La enfermedad por reflujo gastroesofágico es una de las más comunes, que a menudo produce incomodidad significativa y síntomas similares a algunos trastornos de ansiedad.

Pero la salud no es a menudo la causa de las sensaciones de asfixia. A menudo, el verdadero problema es la ansiedad, especialmente si eres propenso a otros síntomas de ansiedad comunes.

¿Qué causa la sensación de asfixia?

La asfixia es uno de los síntomas de ansiedad más extraños, y hay pocas razones médicas para reconocer por qué ocurre esta asfixia. La hiperventilación no parece causar asfixia. La ansiedad en sí misma tampoco parece causarla. No hay nada de malo en la garganta durante un ataque de ansiedad. En términos de causas físicas, es un misterio.

Pero no se puede negar el vínculo entre las sensaciones de asfixia y la ansiedad. Es un problema que ha afectado a millones de personas que padecen ansiedad durante décadas, y continúa siendo uno de los síntomas más estresantes y perturbadores de un trastorno de ansiedad. Si bien no hay ningún cambio físico que cause este sentimiento de asfixia, hay muchas razones por las cuales esta sensación de “asfixia” puede ocurrir:

  • Hipersensibilidad

La explicación más probable para la sensación de asfixia es la hipersensibilidad, que es un problema muy común para aquellos que sufren ataques de ansiedad. La hipersensibilidad es cuando te vuelves demasiado sensible a la forma en que se siente tu cuerpo, de modo que comienzas a notar sensaciones físicas a las que alguien sin ansiedad no presta atención. Cuando tragas algo, existe una sensación física muy pequeña de la comida o bebida que baja por tu garganta. Sin ansiedad, ni siquiera lo notarías, pero con ansiedad no puedes evitar notar y sentir como si algo estuviera mal con tu habilidad para tragar.

  • Instinto consciente

La deglución es también un instinto. Tus músculos empujan la comida y el agua hacia abajo automáticamente cuando es momento de tragar. Estás tragando todo el día sin siquiera darte cuenta, y cuando bebes o comes tus músculos lo hacen automáticamente. Sin embargo, cuando tienes ansiedad, tu cuerpo se vuelve consciente. Tus reflejos automáticos se vuelven menos automáticos. Intentas forzar el reflejo de deglución, y como el reflejo en sí mismo no es automático, no parece que funcione. Eso puede hacer que te sientas como si estuvieras a punto de ahogarte o hacer que no tragues tan limpiamente como lo harías normalmente.

  • Reacción de asfixia leve

¿Alguna vez has tomado una pastilla y sentiste que no bajó por la garganta? Esa experiencia puede parecer como si te estuvieras ahogando o asfixiando, cuando la realidad es inofensiva. Las personas con ansiedad pueden experimentar un exceso de saliva, o (como se mencionó anteriormente) simplemente no pueden tragar de forma automática porque están prestando demasiada atención a la forma en que se siente la garganta, lo que hace que su reflejo de deglución sea más consciente. Cuando esto ocurre, la comida se siente como si estuvieras a punto de atragantarte con ella, pero ya ha pasado al tubo de la deglución y simplemente se obstruye un poco, causando esta sensación de asfixia.

  • Sensaciones psicosomáticas

Finalmente, es posible que algo sobre la ansiedad simplemente haga que tu garganta se sienta cómo si hubiera algo dentro de ella, dando la sensación de asfixia o ahogamiento. En general, no hay nada presente y, desde el punto de vista médico, no debería haber nada que cause esta sensación, pero durante los períodos de ansiedad intensa cuando el cuerpo está lleno de estrés, es posible que se produzcan sensaciones extrañas.

Obviamente, asfixiarse puede ser peligroso. Pero cuando simplemente tienes una sensación de asfixia causada por la ansiedad, es casi completamente inofensivo. Siempre es una buena idea dejar de tratar de tragar la comida si estás en medio de un ataque de ansiedad (para asegurarte de que tu respiración rápida no te haga respirar demasiado rápido y realmente te ahogues), pero si es simplemente una sensación que en casi todos los casos es completamente sin sentido, no es peligroso.

 

El sentimiento de que algo está mal

 

Es importante recordar que uno de los principales síntomas de un ataque de pánico, algo que afecta a millones de personas en todo el mundo, es una sensación de fatalidad, como si algo estuviera terriblemente mal. Entonces, durante un ataque de pánico, puedes comenzar a preocuparte por tu capacidad de no tener asfixia en el momento en que comienzas a entrar en pánico, y si tienes alguna dificultad en absoluto, esa dificultad se traducirá en miedo de que estas a punto de ahogarte. Todas esas reacciones son naturales y simplemente son el resultado de tu trastorno de ansiedad.

 

Cómo disminuir la sensación de asfixia

 

La dificultad para deglutir es un problema que es un poco difícil de detener en este momento, porque para que regrese a la normalidad, debes pensar menos acerca de la acción. Necesita volver a ser un proceso automático, y desafortunadamente tratar de “curar” la sensación de asfixia solo hará que pienses más sobre la acción.

Puedes ayudarte simplemente respirando. Recuerda, si realmente te estuvieras ahogando, la respiración sería imposible. Tú simplemente no puedes respirar si algo se atora en tu garganta, por lo que el acto de respirar debe demostrarle a tu mente que no te estás ahogando para que sea un poco más fácil relajarte. No te preocupes demasiado si te cuesta respirar. Eso es natural cuando prestas tanta atención a tus sensaciones de la garganta.

Si puedes beber pequeños tragos de agua, eso también puede ser útil. Si algo quedara atrapado en tu garganta, no podrías beber agua. Si algo queda atrapado en el esófago, el agua lo empujará hacia abajo. Si aún sientes la sensación de asfixia, eso debería ser un indicador claro de que no hay nada realmente en tu garganta.

También deberías tratar de distraerte. Las distracciones son la clave para que tu cerebro recupere el control sobre tu mecanismo de deglución. Cuanto menos pienses en tragar, más comenzará a tragar tu cuerpo de forma normal. Cualquier cosa puede ser una distracción:

  • Trotar
  • Ver la televisión
  • Llamar a un amigo

No es posible decirse a sí mismo que no pienses en algo. Para hacer eso, tendrías que recordarte a ti mismo en qué no pensar, y lo pensarás más. Pero puedes distraerte para no tener la oportunidad de pensar en la asfixia, porque prestas demasiada atención a otras cosas. Tómate una distracción saludable para despejar tu mente de tu reflejo de deglución y las sensaciones de asfixia deberían volver a la normalidad.

Aún así, estos consejos son solo temporales. Si tienes ataques de ansiedad, seguirás sintiendo sensaciones de asfixia como resultado. Debes aprender cómo detener tus ataques de pánico y ansiedad si deseas detener esa sensación de asfixia.

Siempre debes comenzar por ver a un médico al menos una vez. Aunque es probable que la causa de tu sensación de ahogo sea la ansiedad, una visita al médico puede controlar parte de tu ansiedad antes de iniciar el proceso de tratamiento. Sin embargo, asegúrate de comenzar un tratamiento. Ir al médico no es suficiente, y si tu ansiedad se descontrola, encontrarás la forma de convencerte de que el médico está equivocado.

Luego, toma mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos. El test tomará tus síntomas y te proporcionará las opciones de tratamiento recomendadas que son efectivas para curar la ansiedad.

Haz clic aquí para comenzar.

» Recomendado para ti:

¿Necesitas ayuda con la ansiedad?

Toma mi prueba de ansiedad basada en la ciencia, completamente gratis (no demoraras más de 5 minutos). Después de completarla, descubrirás si tu ansiedad está dentro del “rango normal”, qué partes están desequilibradas y, lo más importante, cómo actuar para controlar tus síntomas. Mi test de ansiedad está hecho específicamente para personas que padecen ansiedad, por favor utilízalo.

Compartir artículo en: