Genitales
5 (100%) 1 vote

Ansiedad y síntomas genitales

Si bien la ansiedad puede causar distintos síntomas diferentes en tu cuerpo, la realidad es que ninguno puede causar tanta ansiedad como los problemas con tus genitales. No importa si eres un hombre o una mujer, joven o viejo, casado o soltero, a nadie le gusta la idea de que algo los esté afectando en sus áreas más privadas.

Aunque parezca extraño, hay síntomas de ansiedad relacionados con las áreas genitales y pueden causar una cantidad significativa de estrés. Los siguientes son algunos de los síntomas genitales de la ansiedad.

 

¿Cuán grave es tu ansiedad?

 

Si la ansiedad afecta tus genitales de alguna manera, puede significar que tu ansiedad es severa. Si aún no lo has hecho, realiza mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos para evaluar tu nivel de ansiedad y ver cómo controlarla.

Comienza el test aquí.

 

Tus niveles de ansiedad

 

Si bien tu disfunción sexual mental o física puede estar causando una gran ansiedad, lo que quizás no te hayas dado cuenta es que la ansiedad puede ser una de sus causas principales. Averigua más sobre lo que significan tus síntomas para combatir tu ansiedad con mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos.

El sexo ayuda a los humanos a aliviar el estrés y sentirse mejor. Al mismo tiempo, en la mayoría de los entornos se considera un tema tabú rodeado de inseguridad, incomodidad y la sensación de que hablar de ello es inapropiado. Si tienes un problema mental o físico relacionado con el sexo causado por la ansiedad, la idea de hablar y abordar el problema puede ser casi tan estresante como el problema en sí.

La siguiente es una descripción general de los tipos de síntomas genitales mentales y físicos que pueden ser causados por la ansiedad (tanto para hombres como para mujeres), y qué puedes hacer al respecto.

Síntomas genitales basados en la ansiedad física

 

Si eres un hombre o una mujer, desarrollar problemas genitales físicos basados en la ansiedad puede causar aún más ansiedad, lo que termina empeorando el problema.

Para los hombres, los síntomas físicos son más obvios y pueden hacer que cuestionen su hombría (como lo define la cultura popular). La duda de sí mismos involucrada con estos problemas puede dar como resultado ciclos de pensamiento negativo y ansioso que pueden resultar en comportamientos dañinos tanto social como físicamente (ejemplo de ello es comer en exceso, aislarse de la sociedad o incluso tratar de compensar los problemas innecesariamente y situaciones embarazosas). La ansiedad sobre estos síntomas genitales provoca comportamientos que pueden provocar una mayor ansiedad en el camino de un ciclo que se perpetúa a sí mismo.

Estos son algunos ejemplos de los síntomas genitales físicos que causan y pueden ser causados en parte por la ansiedad en los hombres:

  • Dolor testicular e hipersensibilidad

El dolor testicular es un problema común. Por lo general, es muy leve y no es un gran problema. Pero la hipersensibilidad, otro síntoma de ansiedad que hace que notes cualquier problema relacionado con tu salud física, empeora las cosas. La hipersensibilidad testicular es una reacción relativamente común al estrés en los hombres y puede ser muy incómoda (puede desencadenarse en uno solo de los testículos o en ambos).

  • Contracción del pene y / o testículos

El alcoholismo como resultado del estrés se ha relacionado con una disminución en el tamaño de los órganos sexuales masculinos. Además, aquellos con ansiedad pueden tener problemas para mantenerse completamente excitados, lo que puede disminuir el tamaño de sus genitales.

  • Síntomas de enfermedad de transmisión sexual (ETS)

Si ya tienes una ETS como el herpes o el VIH, la ansiedad tendrá el efecto de hacer que los síntomas latentes (como las llagas en la boca o las áreas genitales) se pongan a la vanguardia.

Los hombres también pueden experimentar problemas físicos percibidos que pueden no estar allí. Por ejemplo, es más probable que alguien con ansiedad piense que sus genitales se han encogido o se ven anormales, cuando de hecho se ven perfectamente normales.

Para las mujeres, los síntomas físicos pueden ser (aunque no siempre) menos obvios y pueden ser socialmente estigmatizantes. Algunos ejemplos de los síntomas genitales físicos que pueden causar y provocar ansiedad en las mujeres incluyen:

  • Sequedad vaginal

La lubricación vaginal natural es causada por la excitación, que depende en gran medida de la capacidad del cuerpo para relajarse y ser superado por un estímulo positivo. Cuando una mujer experimenta altos niveles de estrés y ansiedad, su cuerpo a menudo estará demasiado ocupado con otras preocupaciones para funcionar como debería en situaciones sexuales.

  • Vaginitis

La vaginitis, o infecciones vaginales que se originan de un desequilibrio en las bacterias vaginales (que es saludable cuando no se sobreproduce), en algunos casos pueden ser causadas por el estrés que altera el equilibrio bacteriano del cuerpo.

  • Síntomas de ETS

Al igual que con los hombres, las condiciones de ETS preexistentes de las mujeres pueden ser desencadenadas por el estrés y dar como resultado la aparición de llagas en alrededor de la vagina y la ingle.

 

Tómalo con calma: síntomas genitales basados en la ansiedad mental

 

Tanto para hombres como para mujeres, la ansiedad puede causar problemas no solo con el aspecto y la sensación genital, sino también con el rendimiento sexual.

  • Incapacidad para excitarse

Tanto los hombres como las mujeres pueden experimentar una aparente incapacidad para excitarse si están demasiado ansiosos. Recuerda la primera vez que lo hiciste probablemente fue bastante aterrador, y es posible que tu cuerpo no supiera qué hacer. Cuando te sientes ansioso, ya sea por tener relaciones sexuales o por otros estímulos que producen ansiedad en tu vida, tu cuerpo reacciona de la misma manera: ya está usando demasiada energía estando preocupado y estresado, y no logra relajarte lo suficiente como para permitir reacciones naturales.

  • Eyaculación precoz o incapacidad para el orgasmo

Para los hombres, cualquiera de estos puede ser el resultado del estrés. Si un hombre eyacula prematuramente, puede haber estado demasiado emocionado debido a la tensión de la situación como para calmar suficientemente su cuerpo lo suficiente como para disfrutar de una experiencia prolongada. Si, por otro lado, no puede llegar al orgasmo, esto puede ser por la misma razón que algunos hombres ni siquiera pueden excitarse. El estrés y la tensión hacen que el cuerpo se comporte de manera errática que a menudo interrumpe las funciones regulares para avisarte de que algo anda mal, incluso cuando nada pasa, de hecho, es algo físicamente incorrecto. Desafortunadamente, estos problemas también pueden llevar a una mayor ansiedad en el dormitorio, causando más síntomas autosostenibles.

  • Incapacidad para tener un orgasmo vaginal o de clítoris

Para las mujeres, es más común que la ansiedad cause una incapacidad para el orgasmo. Muchas mujeres se quejan de nunca haber tenido un orgasmo vaginal, y algunas nunca han tenido ningún tipo de orgasmo: aunque puede haber muchas razones para esto, la ansiedad es un elemento importante para superar. A veces, incluso la ansiedad proviene de la presión del orgasmo, que aleja a la mujer de las partes agradables de la experiencia del sexo y lo convierte en un problema técnico no muy sexy.

No ser capaz de desempeñarse adecuadamente puede ser una gran causa de estrés, no solo debido a la incapacidad para disfrutar plenamente del sexo sino también debido a las tensiones que puede causar en una relación. Si tu pareja se siente frustrada con tu capacidad para realizar el acto intimo o crees que es tu culpa, esto puede causar aún más estrés y hacer que sea más difícil disfrutar del sexo.

 

¿Cómo prevenir los problemas genitales relacionados con la ansiedad?

 

Mientras que los medicamentos y suplementos están disponibles para tratar algunos problemas mentales y físicos (píldoras estimulantes de la erección para hombres y píldoras estimulantes vaginales, lociones o geles para mujeres, así como suplementos herbales relajantes pero no específicos de género como kava-kava, pasionaria o damiana), también hay rutas no médicas que puedes tomar.

Aquí hay algunos consejos para sobrellevar los problemas sexuales basados en la ansiedad:

  • Habla con tu pareja

La apertura y la comunicación son esenciales en una relación sexual. Hazle saber a tu pareja lo que te gusta y lo que no te gusta. Después de todo, estos son consejos que solo tú puedes darle (¡no pueden leer tu mente!). Si estás en una relación heterosexual, esto es especialmente importante, ya que los hombres y las mujeres tienden a responder a diferentes tipos de estímulo (por ejemplo, los hombres tienden a responder mejor a un tratamiento más severo, y las mujeres tienden a responder mejor a un tratamiento más suave; en cualquier tipo de relación, puede ser un error asumir que las preferencias de tu pareja son las mismas que las tuyas).

  • Se abierto acerca de tu ansiedad

Gran parte de esta ansiedad proviene del temor a la ansiedad y los síntomas. Así que habla con tu compañero sobre el hecho de que estás ansioso. Hazle saber lo que te molesta y que has estado teniendo estos problemas. A menudo encontrarás que el simple acto de decirle a tu pareja puede ser muy terapéutico.

  • Come saludable y mantente en forma

Esto puede parecer no relacionado, pero comer sano y mantener la buena forma física es una parte importante de sentirte cómodo con tu cuerpo y, por extensión, en situaciones sexuales. Además, si te ves bien, también puedes tener el efecto de estimular a tu pareja (si son ellos los que experimentan disfunción sexual). Saber que tu pareja está excitada también puede ser un fuerte estimulante y crear excitación mutua.

  • Conócete a ti mismo

Si te preocupa no poder desempeñarte sexualmente, piensa que es tu deber para ti y para los demás dedicar algo de tiempo a aprender qué ideas o sensaciones te encienden o te apagan. Además, si eres consciente de tu cuerpo, esta es una excelente forma de familiarizarte de cómo funciona y qué puedes esperar de él. Recuerda, el cuerpo de cada persona es diferente: no esperes encontrar algún tipo de estándar, porque el rango de variación es amplio y hay beneficios para todo tipo de cuerpo.

  • Medita

Puede ser beneficioso tomar algo de tiempo en el día, todos los días si es posible, para sentarse en un lugar tranquilo (una habitación silenciosa, un parque o incluso tu automóvil) y hacer un esfuerzo consciente para relajarte. Piensa en cosas que disfrutas, o experimentas con vaciar tu mente como lo hacen los practicantes de Zen. Si experimentas pensamientos negativos o ansiosos, en lugar de enojarte o dejar que te lleve a otro pensamiento negativo (un efecto que los practicantes de Zen llaman mente de mono), solo reconoce la presencia del pensamiento y déjalo ir. Tomarte el tiempo libre de las presiones de tu vida al menos una vez al día puede disminuir enormemente tu ansiedad a largo plazo.

  • Evita beber

El consumo excesivo de alcohol, puede provocar más problemas de ansiedad para posteriormente empeorar los problemas de ansiedad sexual preexistentes. Si estás acostumbrado a beber de forma seguida, intenta reemplazar estas adicciones con una adicción diferente y más saludable, como trotar o levantar pesas (algo para despejar la mente del problema), esto ayudara también para que estés en mejor forma posible para realizar actos sexuales a futuro.

Si bien es importante que tanto hombres como mujeres reduzcan la ansiedad para evitar los síntomas genitales como los descritos anteriormente, también es importante estar seguros al realizar actividades sexuales para que los síntomas relacionados con las ETS no surjan cada vez que la ansiedad golpee.

Pregúntale a tu pareja sobre cualquier síntoma inusual que tenga (de una manera cariñosa y sensible, ya que esto también puede causar estrés en una relación), y siempre usa condones y / o protectores dentales para protección (incluso cuando uses anticonceptivos) para prevenir la propagación de enfermedades de transmisión sexual.

Si te cuidas y te mantienes al tanto de las necesidades de tu pareja, será fácil mantener la ansiedad de tu relación sexual y los síntomas genitales desagradables sin síntomas.

También debes comenzar a abordar tu ansiedad general, ya que cuanto más puedas reducir tu ansiedad, menos problemas genitales relacionados con la ansiedad tendrás.

Ayudé a cientos de personas con problemas relacionados con el sexo y los órganos genitales sexuales a controlar su ansiedad. Comienza con mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos ahora y aprende más sobre tu ansiedad y cómo curarla.

Comienza el test aquí.

» Recomendado para ti:

¿Necesitas ayuda con la ansiedad?

Toma mi prueba de ansiedad basada en la ciencia, completamente gratis (no demoraras más de 5 minutos). Después de completarla, descubrirás si tu ansiedad está dentro del “rango normal”, qué partes están desequilibradas y, lo más importante, cómo actuar para controlar tus síntomas. Mi test de ansiedad está hecho específicamente para personas que padecen ansiedad, por favor utilízalo.

Compartir artículo en:

[Fancy_Facebook_Comments]