Hipersensibilidad a los trastornos del sonido y la ansiedad
5 (100%) 1 vote

Hipersensibilidad a los trastornos del sonido y la ansiedad

No es ningún secreto que nuestra educación y nuestras experiencias pueden generar ansiedad. Si bien la genética juega un papel, la ansiedad a menudo se forja por el estrés que hemos sufrido y por cómo esas experiencias han reforzado tus temores o emociones.

Es por eso que la hipersensibilidad al ruido y los sonidos es uno de los síntomas más interesantes de la ansiedad. La “hipersensibilidad”, es el acto de experimentar angustia emocional o auditiva al escuchar ya sea ciertos sonidos o ruidos fuertes, y es algo que afecta a algunas personas que sufren de ansiedad.

 

¿Experimentas sensibilidad al ruido de la ansiedad?

 

La ansiedad y el estrés tienen un profundo efecto en la forma en que experimentas los estímulos del mundo. La sensibilidad al sonido rara vez es un síntoma de ansiedad independiente. Encuentra tu puntaje de ansiedad, ve cuáles son tus otros síntomas de ansiedad y compara tus síntomas de ansiedad, como esta sensibilidad al sonido, con los demás.

Comienza el test de ansiedad aquí.

 

Comprendiendo las variaciones de la ansiedad por el ruido

La hipersensibilidad al ruido es un término bastante amplio porque hay varias formas diferentes en que alguien puede ser “sensible” a ese ruido. Según la forma en que experimentes ansiedad, el ruido puede provocar irritación o algo mucho más importante.

En general, los siguientes casos representan hipersensibilidad al sonido. Recuerda, tu experiencia puede ser diferente que otras:

  • Disparadores de ruido

Algunas personas desarrollan una sensibilidad a sonidos particulares. A menudo, estos sonidos están relacionados con un trauma pasado o una causa recurrente de ansiedad. Este tipo de sensibilidad se relaciona con el condicionamiento, donde tu mente asocia de inmediato un sonido con algún sentimiento negativo o experiencia. Es muy común en personas con trastorno de estrés postraumático, pero puede afectar a personas con todo tipo de ansiedad.

  • Sobresaltos

La ansiedad también pone a tu cuerpo en alerta máxima. Mientras más estrés y ansiedad experimentes, crearás una línea base natural más alta de estrés dentro de ti. Si ese nivel de ansiedad es demasiado alto, serás más propenso a la sorpresa, porque tu cuerpo llegará más rápido a la fase de sobresalto del estrés.

  • Irritación

La ansiedad causa una irritación inmensa. Esa irritación hace que las personas sean más propensas a experimentar una avalancha de emociones negativas cuando escuchan ruidos o sonidos que interrumpen sus pensamientos. El silencio se considera pacífico, por lo que las interrupciones en ese silencio pueden provocar irritabilidad.

  • Tensión relacionada con el estrés

Finalmente, cuando te sientes ansioso, puedes causar presiones en tu cuerpo que pueden hacerte más propenso a ciertos ruidos. Estos sonidos pueden contribuir a nuevos dolores de cabeza por tensión o una sensación de malestar durante un ataque de ansiedad. En algunos casos, esto incluso puede hacer que los ruidos suenen más fuertes que antes.

Todos estos están bajo el título de sensibilidad al sonido, porque todos están relacionados con la forma en que tú y tu cuerpo reaccionan a estos ruidos.

También es importante recordar que puedes experimentar esta sensibilidad incluso cuando no sientes ansiedad o pensamientos ansiosos. La ansiedad también es una experiencia física, y puedes estar tenso incluso cuando te sientes relajado y en calma, lo que provoca reacciones al ruido.

 

Controlando tus reacciones al ruido

Tratar con tu sensibilidad al ruido puede ser complicado. La terapia cognitiva conductual puede ser de ayuda. Las técnicas de exposición también pueden ser valiosas.

  1. Averigua a qué sonidos eres más sensible, especialmente aquellos a los que quieres ser menos sensible con el tiempo.
  2. Haz una cinta del ruido.
  3. Siéntate en un lugar donde te sientas cómodo y escucha la cinta del ruido. Al principio, te va a molestar mucho.
  4. Mientras la escuchas, haz algo que te relaje. Meditación o respiración profunda: hay muchas maneras de calmar tu cuerpo para que se sienta más fácil de manejar.
  5. Eventualmente encontrarás el sonido menos impactante. Una vez que te sientas más tranquilo escuchando el ruido, toma un descanso.
  6. Uno o dos días más tarde, ve a un lugar nuevo, un lugar menos relajante. Y realiza el ejercicio nuevamente.

Estos tipos de ejercicios esencialmente le dan al sonido un menor impacto, y son el primer paso para disminuir tu hipersensibilidad al sonido.

A partir de ahí, deberás atacar tu ansiedad directamente, utilizando herramientas que te permitan controlar tus síntomas generales de ansiedad. Solo disminuyendo tu ansiedad general disminuirá tu hipersensibilidad.

Si aún no lo has tomado, el primer lugar para comenzar es con mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos. Lo diseñe para que puedas comparar tus síntomas con los de otras personas, veras una respuesta instantánea de cómo se ve tu ansiedad y luego obtendrás recomendaciones sobre los próximos pasos que puedes seguir para deshacerte de esa ansiedad para siempre.

Si aún no lo has hecho, realiza el test de ansiedad aquí.

» Recomendado para ti:

¿Necesitas ayuda con la ansiedad?

Toma mi prueba de ansiedad basada en la ciencia, completamente gratis (no demoraras más de 5 minutos). Después de completarla, descubrirás si tu ansiedad está dentro del “rango normal”, qué partes están desequilibradas y, lo más importante, cómo actuar para controlar tus síntomas. Mi test de ansiedad está hecho específicamente para personas que padecen ansiedad, por favor utilízalo.

Compartir artículo en:

[Fancy_Facebook_Comments]