Cómo y por qué la ansiedad causa malos pensamientos
5 (100%) 2 votes

Cómo y por qué la ansiedad causa malos pensamientos

La ansiedad es más que un simple trastorno de salud mental. La ansiedad cambia la química de tu cerebro y tiene la capacidad de afectar tu forma de pensar. La ansiedad hace esto de una manera tan natural que ni siquiera te das cuenta de que está sucediendo, por lo que una de las principales preocupaciones sobre vivir con ansiedad es la idea de que puede causarte malos pensamientos.

Los malos pensamientos negativos son un síntoma común de ansiedad, y desafortunadamente estos malos pensamientos tienden a crear más ansiedad, haciendo que sea más difícil de curar sin ayuda. Este artículo explora las causas de los malos pensamientos y lo que puedes hacer para tratar de detenerlos.

 

¿Son tus malos pensamientos causa de la ansiedad?

 

Tener pensamientos raros o malos ocasionalmente no es algo de lo que debas preocuparte. Y si tienes malos pensamientos, no significa nada sobre quién eres. Pero no se puede negar que los malos pensamientos pueden ser estresantes. Te recomiendo encarecidamente que tomes mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos para obtener más información sobre el tipo de ansiedad que puedes tener, la gravedad y lo que funcionará mejor para el tratamiento.

Haz clic aquí para iniciar el test.

Es importante darse cuenta de que hay más de un tipo de “mal pensamiento”. Los diferentes tipos de ansiedad pueden llevar a diferentes tipos de pensamiento negativo. Pero los pensamientos “malos” son comunes con todos los tipos de trastornos de ansiedad.

¿Qué define un “mal pensamiento”?

Hay un punto de cruce en la forma en que ocurre el mal pensamiento, pero en general la mejor manera de entender estos pensamientos es conectarlos al tipo de trastorno. Que pueden ser:

  • Trastorno Obsesivo Compulsivo

El TOC está directamente relacionado con pensamientos extraños, que se conocen como “obsesiones”. Las obsesiones se producen cuando los pensamientos inusuales, negativos, violentos o simplemente desconcertantes ingresan a tu cabeza constantemente, sin causa aparente o desencadenante. Por ejemplo, una imagen de ti mismo lastimando a alguien que amas, o una preocupación que dejaste las luces encendidas en la cocina aunque supieras que no.

  • Trastorno de ansiedad generalizada

El TAG es levemente diferente. Estos tipos de malos pensamientos son simplemente preocupaciones, y a menudo (aunque no siempre) son desencadenados por la situación. Por ejemplo, si sales tarde, puede que te preocupe que te metas en problemas con tu pareja si no te apresuras a regresar a casa, o te preocupa de que hablaras con tu jefe a la mañana siguiente acerca de algún proyecto.

  • Trastorno de pánico

Los malos pensamientos en el trastorno de pánico generalmente se relacionan con la salud o el temor de no poder escapar. Los temores sobre la salud a menudo son alimentados por el conocimiento básico, como puedo tener un problema cardíaco o “tengo los síntomas de la esclerosis múltiple”. La investigación en Internet a menudo alimenta estos pensamientos, y la mayoría proviene de tratar de encontrar una explicación no ansiosa para tus síntomas.

  • Ansiedad social

Los malos pensamientos en la ansiedad social generalmente se adaptan al error social. Una persona tendrá un miedo severo a la vergüenza, e incluso puede imaginar lo peor que le puede suceder en cada situación social.

Una vez más, ninguno de estos está escrito en piedra, y a menudo hay una gran cantidad de cruce. La clave para quitar esto es que la ansiedad causa una gran cantidad de pensamientos negativos y de otro modo “malos”. Solo un psicólogo puede decirte exactamente por qué estás teniendo estos malos pensamientos y si están o no causados por la ansiedad, pero millones de personas con ansiedad tienen algún tipo de malos pensamientos todo el tiempo como síntoma.

 

Los malos pensamientos crean más pensamientos malos

 

También es importante darse cuenta de que cuanto más tengas estos pensamientos y cuanto más intentes luchar contra ellos, más probabilidades habrá de que ocurran. Muchas personas con pensamientos negativos encuentran que cuando tratan tan duro como pueden para luchar contra sus pensamientos, parecen tenerlos más.

Esto se debe a que el cerebro ansioso hace algo muy frustrante – te recuerda estos pensamientos -, para que sepas qué pensamientos no deseas tener. En otras palabras, cuanto más intentas luchar contra un pensamiento y cuanto más coraje sientes por tener el pensamiento, es más probable que vuelva a aparecer.

 

¿Cómo dejar de tener estos pensamientos?

 

Esto hace que detener estos pensamientos sea más difícil, pero en última instancia, pueden disminuir en algo si estás dispuesto a comprometerte. Aprender a controlar la ansiedad es el primer paso ideal. Si no experimentas tanta ansiedad, es poco probable que experimentes tantos pensamientos negativos o malos. Pero hay otras herramientas que puedes probar también:

 

Escribe los pensamientos fuera

 

Cuando piensas, es natural querer intentar olvidarlo. Pero eso no es necesariamente lo que deberías estar haciendo. Lo que debes hacer es asegurarte de que tu cerebro sepa que no necesita recordarlo, porque ya está escrito en forma permanente.

Puede sonar extraño, pero escribir un pensamiento que te está molestando es en realidad una gran manera de quitártelo de la cabeza. No impedirá el pensamiento por completo, pero muchas personas encuentran que les ayuda a dejar de enfocarse en el pensamiento en sí mismo. Tu cerebro básicamente dice “está bien, puedo olvidarme de esto” porque sabe que el pensamiento está en el papel.

 

Deja de enojarte o culparte a ti mismo

 

También necesitarás hacer algo muy importante: tendrás que estar de acuerdo con pensarlo.

Esto puede ser muy difícil para las personas, especialmente si la idea es particularmente preocupante. Muchas personas intentan combatirlo o sienten que el pensamiento dice algo sobre ellos mismos. Pero debes darte cuenta de que estos pensamientos son causados estrictamente por tu ansiedad, y hasta que no hayas curado tu ansiedad, no podrás dejar de pensar en ello.

Cuanto más intentas pelear, peor se pone. Es por eso que necesitas entrar en una mentalidad que reconozca que estos pensamientos son una parte normal de la ansiedad, y son algo que no dice nada acerca de ti como persona. Puede ser estresante tener un pensamiento negativo, pero es más estresante si tratas de alejar ese pensamiento cuando tu ansiedad lo está retrayendo.

Así que enséñate a ti mismo a aceptar los pensamientos que no puedes controlar, y reconoce que cuando tu ansiedad sea mejor, estos pensamientos desaparecerán.

 

Pensando estos malos pensamientos a propósito

 

Otra estrategia que quizás nunca hayas considerado es tratar de pensar en estos pensamientos negativos a propósito. Esto se relaciona con la idea de que luchar contra estos pensamientos es una de las razones por las que te afectan tan a menudo.

Generalmente, cuando tienes un mal pensamiento, tu primera reacción es ansiedad. Esa ansiedad hace que no desees ese pensamiento, que causa más ansiedad y causa otros malos pensamientos. Es un ciclo que a menudo es difícil de romper. También es un ciclo que da al pensamiento una gran cantidad de poder.

Pero si piensas en el pensamiento como si tuvieras miedo o fobia, entonces si te acostumbras a la ansiedad que tienes al tener ese pensamiento, la idea no debería molestarte tanto. Puedes hacer esto de manera similar a como los psicólogos ayudan con las fobias. Por ejemplo, si tienes miedo a las arañas:

  • Un psicólogo puede ponerte en una habitación con una araña (o una imagen de una araña).
  • Sentirás mucho miedo. Pero la araña no va a ninguna parte y no puedes escapar.
  • El tiempo pasará, y pronto estarás acostumbrado a la araña que te rodea.
  • Eventualmente, tu ansiedad sobre la araña se desvanecerá.
  • En el futuro, las arañas causarán menos ansiedad.

No es así de simple, por supuesto, pero este tipo de estrategia funciona. Piensa en ello como aburrimiento de ansiedad. Si estás en presencia de algo que te causa ansiedad durante demasiado tiempo, con el tiempo estarás menos ansioso porque no pasa nada. Simplemente te aburrirás de la situación.

Puedes hacer lo mismo con tus malos pensamientos. Si piensas en ellos a propósito y les dejas causar ansiedad, entonces sigue pensando en ellos hasta que el pensamiento ya no te moleste más, y finalmente el pensamiento en sí mismo causará menos ansiedad y tendrá menos poder sobre ti. En general, se recomienda que realices este ejercicio en presencia de un profesional capacitado, pero es algo que puedes considerar si crees que puedes manejarlo.

 

Distracciones saludables

 

Finalmente, distraerse del pensamiento puede ser difícil, pero no es imposible. Idealmente, cada vez que tengas estos malos pensamientos, tienes que encontrar una manera de mantenerte tan ocupado que no puedas pensar tanto en el pensamiento aunque lo hayas intentado.

Considera correr. Naturalmente cansaras la mente y esto hace que sea más difícil sentirse tenso cuando estás estresado. Es posible que no puedas detener por completo el pensamiento negativo, pero al trotar debes al menos poder disminuir el poder del pensamiento.

Televisión positiva (sin dramas y horrores), podcasts graciosos, saltar piedras en el parque: hay muchas maneras diferentes de distraerse de tu ansiedad, y estas distracciones pueden ayudarte a dejar de enfocarte demasiado en los pensamientos que te causan estrés.

 

Curando los malos pensamientos completamente

 

Al final, la única forma en que puedes detener con confianza todos y cada uno de los malos pensamientos es detener la ansiedad que causa estos pensamientos. Solo recibiendo el tratamiento correcto puedes esperar detener tu ansiedad y finalmente los pensamientos que la acompañan.

Comienza con mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos. Esta prueba te dará gráficos de tus síntomas y la gravedad de tu ansiedad, te ayudará a descubrir más sobre la ansiedad con la que puedes estar luchando y te dará recomendaciones sobre lo que puedes hacer para detener los malos pensamientos para siempre.

Comienza el test ahora.

» Recomendado para ti:

¿Necesitas ayuda con la ansiedad?

Toma mi prueba de ansiedad basada en la ciencia, completamente gratis (no demoraras más de 5 minutos). Después de completarla, descubrirás si tu ansiedad está dentro del “rango normal”, qué partes están desequilibradas y, lo más importante, cómo actuar para controlar tus síntomas. Mi test de ansiedad está hecho específicamente para personas que padecen ansiedad, por favor utilízalo.

Compartir artículo en: