Sangrado de la nariz: un síntoma de ansiedad inusual
5 (100%) 2 votes

Sangrado de la nariz: un síntoma de ansiedad inusual

Mientras que el sangrado de la nariz frecuentemente no es causado por la ansiedad, puede serlo. Sin embargo, algunos tipos de estrés corporal que conducen a la ansiedad pueden ser la causa real de tu nariz sangrante. Este artículo discutirá los cambios relacionados con la ansiedad en tu cuerpo que pueden llevar a una hemorragia nasal, lo que puedes hacer para prevenirlos y cómo disminuir tu ansiedad en general.

 

¿Hemorragia nasal = Ansiedad?

 

Muchas causas de hemorragias nasales son inofensivas, pero el estrés a menudo puede ser una de ellas, y cuanto más severo es el estrés, más frecuente es la hemorragia nasal. Realiza mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos para calificar tu nivel de ansiedad y aprender más acerca de tus síntomas específicos.

Comienza el test aquí.

 

¿Por qué se produce el sangrado de la nariz? (y cómo está involucrada la ansiedad)

Las hemorragias nasales a menudo son el resultado de factores ambientales estresantes, como temperaturas extremas (ya sea calientes o frías) y altas altitudes, así como también traumas físicos. Las situaciones que rodean a estos estresores ambientales (entornos desconocidos, estar en un lugar alto, violencia o un accidente) son situaciones que pueden desencadenar fácilmente ataques de ansiedad. En estos casos, la presión arterial alta asociada con los ataques de ansiedad puede hacer que la hemorragia nasal sea más pesada o hacer que dure más, por tal motivo se considera una hemorragia nasal relacionada con la ansiedad.

Cuando la hemorragia nasal está relacionada con la ansiedad, las membranas nasales o las paredes internas de la nariz se habrán secado, las venas o los capilares de la nariz se habrán roto a la fuerza o el interior de la nariz se habrá debilitado debido a:

  • Alergias estacionales (que también pueden desencadenarse por la ansiedad)
  • Aerosoles nasales
  • El consumo de drogas
  • Un resfriado o gripe

Cuando las membranas nasales están secas o tensas, la presión arterial alta aumenta la probabilidad de una hemorragia nasal. Si te pones ansioso y tu ritmo cardíaco aumenta mientras experimentas alguna de estas otras presiones en la nariz, es más probable que tengas una hemorragia nasal, y probablemente sea peor de lo que sería. Sin embargo, es poco probable que la ansiedad cause una hemorragia nasal sin que intervengan causas adicionales.

Qué hacer con una hemorragia nasal relacionada con ansiedad

 

Para evitar que la hemorragia nasal empeore, comienza tratando de relajarte. Es cierto que esto puede ser difícil de hacer cuando estás sangrando (especialmente si no te gusta ver sangre). Sin embargo, saber algunas cosas sobre las hemorragias nasales puede ayudar a disminuir tu ansiedad al respecto.

Cuando tienes una hemorragia nasal, como sucede siempre que tu cuerpo sangra por una vena o capilar roto, tu cuerpo inmediatamente comienza a hacer todo lo posible para solucionarlo. Esto significa enviar glóbulos blancos al área para protegerte contra la infección y enviar plaquetas para crear un coágulo. Esto puede llevar tiempo, pero tu cuerpo enviará más y más hasta que esté listo. Cuando las plaquetas secas se han coagulado crean una costra, que es una dura carne protectora que protege la abertura de tu cuerpo interior.

Con el fin de relajarte aún más, aquí hay un par de cosas que puedes intentar:

  • Relaja tu respiración

Respirar demasiado rápido alentará tu corazón a competir. Por lo general, cuando hiperventiles de ansiedad es aconsejable tratar de respirar por la nariz, pero obviamente en este caso sería una operación bastante desordenada. En lugar de eso, trata de respirar en una bolsa de papel mientras te recuestas y te pellizcas la parte superior de la nariz con una mano.

  • Piensa positivamente

Los ataques de ansiedad de algunas personas pueden estar acompañados por una sensación de muerte inminente, y es posible que se preocupen porque están a punto de morir. El sangrado aparentemente incontrolable de tu nariz no es útil a este respecto. Por esta razón, debes tratar de concentrarte en otras cosas, y recuerda que tu cuerpo está trabajando para solucionar el problema. Concéntrate en el mundo que te rodea (las nubes o estrellas son buenas candidatas para la observación, ya que probablemente quieras mirar hacia arriba), y cuéntate cualquier mantra positivo que puedas conocer (proponerte un mantra positivo mientras estás tranquilo y relajado puede darte una herramienta útil para usar en este tipo de situaciones).

  • Mantente hidratado

Lo último que deseas hacer cuando tu cuerpo está experimentando estrés es aumentar tu estrés causando deshidratación. Además, el agua es una buena manera de evitar que tus conductos nasales se sequen demasiado en los ambientes áridos que a menudo acompañan a lugares altos y temperaturas extremas.

  • Quítate de la compañía

Estar cerca de demasiadas personas es un detonante común para las personas con problemas de ansiedad. Una hemorragia nasal puede provocar que una multitud se reúna. Por esta razón, es una buena idea pedirle a alguien a tu alrededor que le diga a la gente que se quede atrás (esta es una buena manera de poner a la gente de tu lado: hay seguridad en los números), o retirarse a un área aislada, si lo encuentras conveniente. Sin embargo, asegúrate de no tener el hábito de evitar a las personas para evitar las hemorragias nasales. El contacto humano y las actividades sociales son una parte importante del control de la ansiedad.

Estas son buenas maneras de prevenir las hemorragias nasales relacionadas con la ansiedad cuando te encuentras en situaciones probables, pero es posible que también desees tomar medidas para fortalecer tu cuerpo y mente contra la ansiedad, sin importar dónde te encuentres, para que puedas sentirte más seguro yendo a lugares donde las hemorragias nasales relacionadas con la ansiedad son más probables a ocurrir sin preocuparte tanto por obtenerlas.

 

¿Qué hacer para evitar las hemorragias nasales de ansiedad en la vida diaria?

 

Cuando no se está en la cima de una montaña o caminando por una playa en un día de 90 grados, puedes estar preparándote para hacer estas cosas de manera más segura sin el riesgo de padecer hemorragias nasales como:

  • Evitar la carne roja y los alimentos grasos

La alimentación poco saludable obstruye las arterias con colesterol y causa problemas de salud general. Pero más allá de eso, la forma en que comes afecta cómo te sientes, e idealmente, cuando vives con ansiedad, quieres sentirte lo más saludable posible. En su lugar, evitar los alimentos no saludables y elegir vegetales y alimentos bajos en grasa / sin grasa puede mantener los vasos sanguíneos de tu cuerpo en las mejores condiciones.

  • Evitar las bebidas con cafeína

Por las mismas razones por las que querrás comer alimentos saludables, también querrás evitar las bebidas con cafeína. Estos también aumentan tu ritmo cardíaco y pueden hacer que te sientas nervioso, lo que puede tener el resultado de empujar un poco de preocupación en un ataque de ansiedad completo. La cafeína en sí misma no necesariamente crea ansiedad, pero sí causa cambios físicos que pueden llevar a una ansiedad más severa.

  • Ponerse en forma

Ver y sentirte bien no solo te ayuda a disminuir tu ansiedad general, sino que también fortalece las partes componentes de tu cuerpo. Un cuerpo fuerte significa que cuando te encuentras en el tipo de situaciones propicias para la ansiedad, tu cerebro tendrá menos probabilidades de reaccionar al estrés corporal relacionado con la ansiedad. En algunos casos, el ejercicio puede generar hemorragias nasales, así que habla con tu médico sobre lo que puedes y debes hacer. Pero el ejercicio en sí mismo es increíblemente importante para las personas que viven con ansiedad.

  • Enfocarse en los objetivos

Tener metas, que pueden incluir; escalar montañas y caminar por los desiertos si eso es lo que te gusta hacer, puede ayudarte a enfocarte y mantener tu mente fuera de los ciclos obsesivos de pensamientos negativos que pueden provocar ansiedad y pánico.

No permitas que la ansiedad te impida tener las experiencias que deseas tener. Tú tienes el poder de disminuir la probabilidad de hemorragias nasales por ansiedad ayudando a que tu cuerpo y tu mente se fortalezcan y sean más capaces de manejar (para finalmente evitar por completo) los síntomas físicos y mentales de la ansiedad.

Ayudé a muchas personas que sufren de hemorragias nasales relacionadas con la ansiedad a recuperarse de sus síntomas, comenzando con mi test gratuito de ansiedad. Realiza el test para obtener más información sobre tu ansiedad y cómo controlarla.

Comienza el test aquí.

» Recomendado para ti:

¿Necesitas ayuda con la ansiedad?

Toma mi prueba de ansiedad basada en la ciencia, completamente gratis (no demoraras más de 5 minutos). Después de completarla, descubrirás si tu ansiedad está dentro del “rango normal”, qué partes están desequilibradas y, lo más importante, cómo actuar para controlar tus síntomas. Mi test de ansiedad está hecho específicamente para personas que padecen ansiedad, por favor utilízalo.

Compartir artículo en: