Ansiedad y un sudor frío
5 (100%) 1 vote

Ansiedad y un sudor frío

Uno de los mayores problemas con la ansiedad es la forma en que puede causar síntomas que finalmente conducen a una mayor ansiedad. Es muy difícil controlar el grado de tu ansiedad cuando tratas consistentemente con problemas que empeoran tu ansiedad. Eso es lo que ocurre a menudo cuando una persona tiene sudores fríos, una característica de la ansiedad que es a la vez estresante y sorprendentemente común.

Los sudores fríos, a veces conocidos como sudores nocturnos (cuando ocurren por la noche) son un síntoma de ansiedad inusual y angustiante. Muchos comienzan a sentir que algo más puede estar mal y, a menudo, permiten que esos miedos creen niveles aún mayores de ansiedad.

 

¿La ansiedad causa sudor?

 

Si la ansiedad te hace sudar con frecuencia, te despiertas con sudor frío y más, puede ser una señal de ansiedad grave. Realiza mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos para evaluar tu ansiedad, compararla con otras personas y recibir recomendaciones de tratamiento.

Comienza mi test de ansiedad aquí.

 

Causa de sudores fríos

Los sudores fríos pueden ser increíblemente incómodos. Tampoco es raro que tu mente deambule y que sienta que tu cuerpo intenta decirte algo terrible.

Los sudores fríos son bastante fáciles de entender. Son causados por la activación de tu sistema de lucha o huida, que es el sistema biológico diseñado para ayudarte a responder a situaciones atemorizantes, por ejemplo:

  • Te encuentras con un depredador en la naturaleza.
  • Necesitas reaccionar de inmediato.
  • Tu cuerpo recibe un impulso de adrenalina (energía)
  • Tu cuerpo comienza a sudar en anticipación al calor corporal (pelear / correr, aumenta el calor).

En realidad, es una estrategia perfectamente lógica y efectiva. El problema es que aquellos con ansiedad tienen una lucha o sistema de huida hiperactivo. En muchos sentidos, es como si sus cuerpos pensaran que están enfrentando peligros que no están ahí.

Y así el cuerpo comienza a sudar, lo que hace que el cuerpo se enfríe. Sin embargo, sigue sudando, esperando que pelees o huyas y recuperes el calor de tu cuerpo. Continúas sudando, y continúas sintiéndote “asqueroso” todo porque tu cuerpo está reaccionando como si te hubieras enfrentado a una situación extremadamente peligrosa.

 

Sudores nocturnos

 

El problema se agrava cuando estos sudores fríos suceden por la noche. Esto se debe a que la mayoría de las personas con sudores nocturnos tienden a esforzarse tanto como pueden, para combatirlos. Cuanto más lo intentan, más se causan estrés y, por supuesto, esto puede causar más ansiedad.

Los sudores fríos nocturnos hacen que sea increíblemente difícil dormir y la falta de sueño causa más ansiedad. En algunos casos, suficiente sudor frío por la noche puede hacer que tengas miedo de ir a dormir, lo que por supuesto aumenta aún más tu ansiedad. Este tipo de reacción es muy cíclica por naturaleza, por lo que puede ser muy difícil de curar sin ayuda externa.

 

Errores que aumentan la probabilidad de sudores fríos

 

El mayor error que comete la gente con su sudor frío es tratar de luchar contra ellos. Simplemente no es posible, y el estrés que causa este sudor no va a desaparecer por sí solo.

Para evitar este error, simplemente debes reaccionar cuando comiences a experimentar sudores fríos. Haz algo durante un tiempo que te relaje y no interfiera con la sudoración. Por la noche, muchas personas encuentran que caminar por un tiempo puede ser de gran ayuda. El aire seca el sudor y el acto de caminar ayuda a que la sangre fluya.

Otros encuentran que la ducha puede ser de gran ayuda, mientras que otros simplemente se cambian de ropa, miran televisión o realizan otras actividades diseñadas para ayudarlos a sentirse más cómodos.

 

Otras herramientas para disminuir la frecuencia y la gravedad de los sudores fríos

 

Romper la rutina es importante, y es por eso que distraerse de un sudor frío es una de las formas más poderosas de controlar la experiencia. No puedes, y no quieres, evitar que tu cuerpo sude usando otra cosa que no sean comidas naturales. Tus glándulas sudoríparas juegan un propósito crucial en tu cuerpo. Sin ellas, tu cuerpo podría calentarse tan severamente que te enfermarías gravemente.

Pero, por supuesto, este tipo de sudoración sigue siendo extremadamente estresante. Es por eso que la clave es hacer cambios en tu entorno actual que reduzca la gravedad de tu ansiedad. Ya mencionamos la idea de caminar, y eso es ciertamente una gran ayuda. Aún así también puedes probar lo siguiente:

  • Escribir un diario

Es importante atacar los pensamientos o sentimientos que desencadenaron sudores fríos. Para muchos, una de las razones más comunes para sudar, especialmente por la noche, es un pensamiento que parece que no se te puede escapar de la cabeza. Cuando eso suceda, escribe el pensamiento en un diario, para que no afecte tanto tu mente.

  • Correr en tu lugar

Darle a tu cuerpo una explicación sobre su sudoración puede hacer que parezca menos estresante. Si trotas en tu lugar, calentarás tu cuerpo y eso, a su vez, hará que la sudoración sea más natural y, con suerte, menos estresante.

  • Recuperación de pánico

Muchas personas tienen sudores fríos durante los ataques de ansiedad. Si tienes ataques de pánico, puedes reducir la gravedad del ataque controlando tu respiración. Toma respiraciones lentas y mesuradas. Asegúrate de mantener la respiración en su punto máximo para evitar la hiperventilación. Una respiración más lenta reduce algunos de los síntomas de los ataques de pánico y debería ayudarte a recuperarte de la sudoración más rápido.

  • Se productivo

En general, uno de los problemas más difíciles para las personas es la idea de que durante la sudoración fría, están perdiendo el sueño o la comodidad de una manera que esencialmente están perdiendo el tiempo. Ahora saben que van a estar cansados por el trabajo en la mañana o que estarán distraídos de sus actividades. Encuentra algo que puedas hacer para ser productivo mientras ocurre la sudoración, para que la sudoración no se convierta en tu enemigo, sino más bien en un inconveniente.

A pesar de todas estas ideas, la realidad es que la sudoración es una respuesta natural a la ansiedad. Por lo tanto, cuanto más tiempo tengas ansiedad, es más probable que sigas sufriendo de sudores fríos. Es por eso que te conviene encontrar la forma de controlar tu ansiedad. Solo entonces mejorarás tu capacidad para detener la sudoración.

Ayudé a miles de personas que sufren de frío y sudores nocturnos a aprender a controlar su ansiedad para siempre. Comienza con mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos. Es una prueba reveladora diseñada para enseñarte más sobre tu ansiedad y tus síntomas, para así finalmente aprender a controlarlos para siempre.

Comienza el test aquí.

» Recomendado para ti:

¿Necesitas ayuda con la ansiedad?

Toma mi prueba de ansiedad basada en la ciencia, completamente gratis (no demoraras más de 5 minutos). Después de completarla, descubrirás si tu ansiedad está dentro del “rango normal”, qué partes están desequilibradas y, lo más importante, cómo actuar para controlar tus síntomas. Mi test de ansiedad está hecho específicamente para personas que padecen ansiedad, por favor utilízalo.

Compartir artículo en: