¿Más vitamina D, menos ansiedad?
5 (100%) 2 votes

¿Más vitamina D, menos ansiedad?

Al igual que el aire, la comida y el agua, el sol es algo que la mayoría de la gente da por hecho. Sin embargo, la falta de exposición a la luz solar no solo te puede hacer sentir frío, sino que también puede causarte problemas psicológicos debido a la necesidad de tu cuerpo de una vitamina esencial que el sol suele ser el responsable de proporcionar. Esa vitamina es vitamina D.

Se cree que la deficiencia de vitamina D, generalmente causada por la falta de exposición a la luz solar, juega un papel esencial en la salud mental de una persona y se ha relacionado con cosas como el trastorno afectivo estacional o TAE. Este artículo discutirá por qué la vitamina D es tan vital para nuestro bienestar psicológico y cómo puedes garantizar que obtengas suficiente vitamina D para así poder disminuir tu ansiedad.

 

¿Ansiedad por falta de vitamina D?

 

La vitamina D puede contribuir a la ansiedad leve, pero no necesariamente ayuda con la ansiedad severa. Si aún no lo has hecho, toma mi test gratuito de gravedad de ansiedad de 5 minutos para ver qué tan grave es tu ansiedad y aprender a tratarla.

Comienza el test aquí.

 

Vitamina D e Historia

No se cree que la vitamina D afecte a la ansiedad directamente. Aunque puede estar correlacionada con niveles de ansiedad más altos, hay razones probables más allá de la vitamina en sí misma, razones que se analizarán más adelante en este artículo.

Históricamente, ver el sol solía ser motivo de celebración y felicidad. El sol significaba que la comida podía crecer, y que el clima más cálido estaba llegando. Por el contrario, no ver el sol a menudo significaba que la comida era cada vez más escasa y que los miembros importantes de la aldea, tribu o familia, sin mencionar a ti mismo, corrían el riesgo de morir por el frío. Las personas se volvieron menos activas, y algunas culturas incluso comenzaron a hibernar como osos durante las estaciones más frías. No es de extrañar que las culturas de todo el mundo, desde los antiguos egipcios hasta los mayas y los griegos, alguna vez adoraran al sol como un dios.

Hoy en día, se cree que la memoria ancestral, que es, de alguna manera, la evolución a corto plazo, puede desempeñar un papel en por qué la vitamina D y pasar tiempo al aire libre hace que las personas se sientan mejor. Así como los humanos sienten una repugnancia instintiva hacia los sabores amargos debido a nuestra asociación ancestral de amargura con alimentos venenosos, el cuerpo humano puede tener una conciencia instintiva de su necesidad de luz solar.

 

Trastorno afectivo estacional y ansiedad: ¿Existe un vínculo?

 

El trastorno afectivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés), una vez considerado un trastorno único, ha cambiado de nombre en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV) como un tipo de depresión. Ahora se le conoce como una especificación única, es decir, depresión con un patrón estacional.

Se sabe que las personas que experimentan depresión estacional modelada muestran síntomas que incluyen sentimientos de ansiedad y otros síntomas que recuerdan a los relacionados con la ansiedad, como irritabilidad, comportamiento antisocial, insomnio, disminución del deseo sexual, disminución del apetito y pérdida de peso. Algunos de estos síntomas, como el insomnio, también pueden contribuir al desarrollo de la ansiedad.

Por lo tanto, tu ansiedad puede depender de la cantidad de sol a la que estás expuesto si eres un individuo que se ve particularmente afectado por los cambios estacionales.

 

Otras razones por las que la vitamina D baja y la ansiedad están vinculadas

 

Las otras razones por las que los bajos niveles de vitamina D pueden estar relacionados con la ansiedad no tienen nada que ver con la vitamina en absoluto. En cambio, tienen que ver con los estilos de vida. Existe una cantidad considerable de evidencia de que aquellos que no hacen ejercicio tienen más probabilidades de desarrollar ansiedad. Una gran cantidad de ejercicio se lleva a cabo al aire libre, por lo que aquellos que no están haciendo ejercicio también mostrarán bajos niveles de vitamina D. No es la vitamina D la que está causando, sino que es la falla de la persona para mantenerse adecuadamente activa.

Del mismo modo, pasar tiempo con amigos en un ambiente relajado también afecta la ansiedad. Muchas personas con ansiedad o no pasan tiempo con sus amigos o permanecen en el interior solos y no pueden obtener muchas experiencias nuevas. Esto también puede contribuir tanto a la ansiedad como a la deficiencia de vitamina D de manera independiente.

 

Vitamina D y esclerosis múltiple

 

Finalmente, algunas personas se preocupan por la vitamina D porque hay alguna evidencia de que la baja cantidad de vitamina D puede estar relacionada con el desarrollo de la esclerosis múltiple. Algunas personas toman suplementos de vitamina D y experimentan una reducción en su ansiedad.

Puede hacer que las personas sientan que quizás la vitamina D era necesaria para reducir la ansiedad cuando en realidad era simplemente que estaban menos preocupados por la EM. La vitamina D puede estar relacionada con la EM, pero la ansiedad también causa temores de esclerosis múltiple o síntomas parecidos a la EM, y es poco probable que algunos suplementos de vitamina D afecten.

 

Cómo aumentar la vitamina D y disminuir la ansiedad

 

Si bien es poco probable que la vitamina D en sí misma esté causando tu ansiedad, eso no significa que no pueda, y las actividades que haces para ayudar a aumentar la vitamina D son valiosas para tu ansiedad de todos modos. Salir al exterior te ayudará a obtener la vitamina D que necesitas, aunque también hay suplementos nutricionales disponibles. Obtener más luz solar saliendo más a menudo puede reducir el síntoma de ansiedad asociado con el TAE (también conocido como depresión estacional) y puede darte la oportunidad de reducir tu ansiedad a través de actividades como las siguientes:

  • Hacer ejercicio

Hacer ejercicio al aire libre en lugar de un gimnasio congestionado es una excelente manera de reducir tu ansiedad. No solo te da la oportunidad de respirar aire fresco y disfrutar de la belleza del mundo que te rodea, sino que también ayuda a tu cuerpo a ponerse en forma y sentirse mejor cuando lo haces de forma regular. Disminuyes la tensión que la ansiedad ejerce sobre tu cuerpo, y también aumentas los niveles de endorfinas, la sustancia química que aparece en el cuerpo cuando te sientes relajado y positivo. Enseñarle a tu cerebro a esperar que procese sustancias químicas relacionadas con la relajación y la positividad puede hacer que cree más receptores para dichos compuestos, haciéndote más feliz y menos estresado en general.

  • Pasar tiempo en la naturaleza

Pasar tiempo en la naturaleza puede ayudarte a no angustiarte al recordar la escala de la realidad. Cuando pasas tiempo en la naturaleza, tus problemas a menudo parecen reducirse en comparación con cuánto más hay para la vida. Tómate tu tiempo para contemplar un árbol que cómo tu es un ser vivo que ha existido al menos el doble de tiempo que tú o la belleza de un amanecer, para ayudarte a obtener una perspectiva de los problemas que te están causando ansiedad.

  • Tomar el tiempo para ti

Muchas personas subestiman la importancia de simplemente tomarse un tiempo para estar a solas con sus pensamientos. En un mundo donde cualquiera que te conozca puede exigir tu atención con el toque de un botón en cualquier momento del día o de la noche, darte la oportunidad de detenerte y reflexionar sobre tus pensamientos y sentimientos es más importante que nunca. A menudo, la ansiedad te hace sentir como si estuvieras bajo demasiada presión para resolver tus problemas. Estar en el mundo por tu cuenta te permite concentrarte en nadie más que tú mismo para un cambio, y realmente descubrir cómo abordar los problemas que te molestan.

  • Terapia de exposición

Algunos terapeutas recomiendan la terapia de exposición como una forma de superar tu ansiedad. Si tienes fobia social y estás nervioso con otras personas, por ejemplo, salir a caminar al aire libre en un parque o en un zoológico es una gran manera de exponerse a tus miedos en un entorno seguro y controlado, enseñándole a tu cerebro con el tiempo que las respuestas de miedo excesivas en estas situaciones son innecesarias.

  • Crear una rutina

Salir fuera en una rutina reconfortante ayuda a aliviar la ansiedad al proporcionarte un evento positivo en tu día que sea confiable, predecible y estable. La ansiedad puede hacer que sientas que tu vida o tu entorno están fuera de control. Pero solo tú, puedes imponer el control sobre tu vida de una manera positiva al establecer un tiempo para ti en tu cabeza, sal durante 30 minutos o más y camina alrededor de la cuadra, puede ser algo que hagas por la tarde o por la mañana, o de ir del caminar ordinario a caminatas los fines de semana.

Cada una de las actividades anteriores te ayudará a tomar un poco de vitamina D adicional y así aliviar tus ansiedades heredadas ancestralmente. Además, son formas proactivas de abordar otras muchas razones posibles detrás de tu ansiedad, desde el estrés físico hasta la percepción de falta de control, y la mejora de áreas importantes de tu vida.

Si estás buscando una estrategia más completa para reducir tu ansiedad, asegúrate de tomar ahora mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos. El test es una gran manera de aprender más sobre tu ansiedad más allá de simplemente tu nutrición y promover ideas que pueden curarla.

Comienza el test de ansiedad aquí.

» Recomendado para ti:

¿Necesitas ayuda con la ansiedad?

Toma mi prueba de ansiedad basada en la ciencia, completamente gratis (no demoraras más de 5 minutos). Después de completarla, descubrirás si tu ansiedad está dentro del “rango normal”, qué partes están desequilibradas y, lo más importante, cómo actuar para controlar tus síntomas. Mi test de ansiedad está hecho específicamente para personas que padecen ansiedad, por favor utilízalo.

Compartir artículo en: