¿Autohipnosis cómo tratamiento para curar la ansiedad?
5 (100%) 1 vote

¿La Autohipnosis funciona cómo tratamiento para curar la ansiedad?

Todo el mundo está buscando algún tipo de forma simple de tratar la ansiedad. Para muchos, eso significa probar tratamientos que no están basados en evidencia.

Un ejemplo de tal tratamiento es la autohipnosis. Hay pocas razones para pensar que la autohipnosis tenga algún efecto sobre los niveles de ansiedad, y hay razones para creer que se debe evitar. Sin embargo, en este artículo exploraremos qué es la autohipnosis y qué puedes hacer para controlarla.

 

Detener la ansiedad fuera de la terapia

 

Aunque puede que no exista evidencia de autohipnosis, existen algunas formas muy eficaces de tratar la ansiedad. Descubre cómo con mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos.

Comienza el test aquí.

 

Introducción a la autohipnosis para la ansiedad

 

La autohipnosis es una idea fascinante, pero es muy poco probable que tenga algún efecto más allá de un placebo. Simplemente no hay una prueba real de que tenga algún efecto en la salud mental en general.

A continuación, exploraremos la idea de la autohipnosis desde la perspectiva de aquellos que creen en ella.

Una cosa que es verdad acerca de este tipo de tratamiento: Ciertamente no hay daño al intentarlo, siempre que estés dispuesto a probar otros tratamientos si no funciona.

¿Qué es la autohipnosis?

La autohipnosis es el acto de hipnotizarse, el uso de palabras para controlar tu mente de una manera que detienes la ansiedad. La autohipnosis se puede lograr de muchas maneras, pero consistentemente se basa en el principio que trata de cambiar las creencias y las asociaciones mentales que te hacen pensar y actuar de la manera en que lo haces. Debido a que los trastornos de ansiedad a menudo ocurren debido en parte a las asociaciones negativas o creencias negativas de una persona sobre situaciones particulares, entornos u objetos, la autohipnosis en sus diversas formas podría ser una herramienta útil para controlarlas y controlar así la ansiedad.

Puedes preguntarte, ¿cómo puedo hablar conmigo mismo o visualizar ciertas cosas que cambian la forma en que mi mente funciona? Y si puedes, ¿por qué existen los medicamentos para la ansiedad?

 

Cómo funciona la autohipnosis

 

Tu cerebro es el órgano más poderoso de tu cuerpo. Casi todo lo que te hace, está almacenado allí, incluidos los miedos, la paranoia y las espirales negativas que pueden provocar ansiedad. Lo que crees, y los sentimientos que asocias con los diferentes aspectos del mundo que te rodea, son grandes influencias en tu comportamiento, y si puedes cambiarlos, es probable que tu comportamiento cambie en consecuencia. Esto es lo que la hipnosis está diseñada para hacer.

La autohipnosis usa el poder de las palabras para alterar esos pensamientos para que puedas recuperar el control de tus reacciones ante la vida. Por ejemplo, imagina que tienes un miedo irracional a las arañas. Usando la autohipnosis, alterarías tus asociaciones para que tu mente no experimente miedo cuando piensas en arañas o ves arañas, a través de palabras que manipulan tu propio cerebro para que piense de forma diferente a como lo hacía antes.

Con el tiempo, tu cerebro está esencialmente reconectado para conectar ciertos estímulos con sentimientos positivos y relajados en lugar de negativos y ansiosos. Las amígdalas, agrupaciones gemelas de neuronas en forma de almendras en tu cerebro, desempeñan un papel fundamental en este proceso y también en la ansiedad, como la parte de tu cerebro responsable de almacenar recuerdos en función de la fuerza de los estados emocionales conectados con ellos y desencadenar reacciones a estímulos basados en esas asociaciones.

En la siguiente sección discutiremos los aspectos básicos de la realización de la autohipnosis en ti mismo, así como varias variaciones posibles para probar.

 

Variaciones de autohipnosis para ansiedad

Cuando haces autohipnosis, la idea es crear creencias y asociaciones que llevarás contigo al mundo. Sin embargo, se supone que debes tomar algunas sesiones antes de que tu mente se acostumbre a su nueva configuración. Si vas a intentar la autohipnosis, entonces es una buena idea realizar autohipnosis regularmente hasta que sea más fácil para ti acceder a estados positivos.

Para acceder a tu mente subconsciente, siéntate o acuéstate en una posición cómoda en algún lugar donde no te molesten. Mira a tu alrededor y cuéntate tres cosas sobre tu entorno que sean ciertas (por ejemplo, estoy sentado en una silla, veo un escritorio a mi lado, y puedo escuchar a un perro ladrar). Esto preparará tu mente subconsciente para aceptar las cosas que dices como verdaderas. Luego cierra los ojos y concéntrate en relajar tu cuerpo, una parte a la vez. Tocar música suave también puede ayudarte a relajar la mente mientras haces esto. Una vez que estés completamente relajado, estás listo para hacer una o todas las siguientes cosas:

  • Crea un punto de anclaje

Un punto de anclaje es un punto en tu cuerpo que puedes tocar para desencadenar sentimientos tranquilos y relajados. Idealmente, será un lugar al que puedas llegar fácilmente, como tu mano o tu brazo. Para crear un punto de anclaje, piensa en el lugar o la persona que te hace sentir más relajado y luego imagínate allí o con ellos. Concéntrate en lo tranquilo y cómodo que te sientes y luego toca el punto de anclaje elegido, describiéndote a ti mismo (preferiblemente en voz alta, pero con una voz suave, como si estuvieras hablando con un niño) lo relajado y cómodo que estás, después cuenta hacia atrás de diez a cero, cada vez que desees volver a entrar en este estado de relajación, todo lo que tienes que hacer es tocar este punto de anclaje. Una vez que hayas hecho esto, cuenta hacia atrás desde 10 y abre los ojos.

  • Modifica tus asociaciones

Una vez que hayas logrado un estado de relajación mental y física, puedes comenzar a construir nuevas asociaciones con los factores desencadenantes de tu ansiedad. Imagina la situación, entorno u objeto que generalmente desencadena tu ansiedad, y luego agrega algo al escenario, lugar u objeto que lo haga divertido, en lugar de molesto. Por ejemplo, si le temes a las arañas, imagina una araña. Luego cambia la imagen de la araña en tu cabeza hasta que ya no te asuste. Por ejemplo, darle un sombrero, hacer que sea de color del arco iris, o hacer un baile de tap en una canción divertida. El objetivo de este ejercicio es hacer que asocies un estado mental relajado con el objeto de tu ansiedad en lugar de un estado mental tenso. Has esto hasta que puedas imaginarte el objeto de tu ansiedad y sientas una reacción automática positiva.

  • Identificar y reemplazar creencias inútiles

Escribir sobre tus ansiedades en un diario de antemano puede ayudarte a descubrir qué creencias tienes que te están frenando. Por ejemplo, no me siento seguro en público o con otras personas que siempre están pensando cosas negativas sobre mí. Una vez que identifica estas creencias, piensa en qué otra cosa crees que podría ser más útil y positiva. Por ejemplo, sé cómo protegerme y pienso en cosas positivas sobre los demás, así que probablemente también piensen en cosas positivas de mí. Luego, una vez que hayas elegido nuevas y más útiles creencias para que tu mente salte, imagina vívidamente las situaciones que usualmente te hacen olvidar las creencias inútiles y piensa en tu creencia positiva. Enfócate en la creencia y los sentimientos felices asociados con ella hasta que te sientas tranquilo mientras imaginas la situación,

  • Escucha una grabación

Escribe una lista de afirmaciones positivas para reemplazar las creencias negativas en tu mente. Una vez que tengas una lista razonablemente larga, grábala y escuchala al menos una vez al día. Habla suavemente y de manera tranquilizadora, como si estuvieras hablando con un niño. Los extremos de tus oraciones deben sonar definitivas y decisivas, en lugar de ir al final como preguntas (es decir, estoy en control de mi cuerpo. ¿En oposición a que tengo el control de mi cuerpo?). No uses frases negativas como no me sentiré ansioso o no voy a hiperventilar. En su lugar, usa frases positivas como Me sentiré tranquilo, confiado y  respiraré de forma pareja y fácil.

Hacer uno o todos estos ejercicios de autohipnosis con regularidad tiene la intención de hacerte sentir mejor acerca de las cosas que solían ponerte ansioso, y también de ponerte en un estado de ánimo generalmente positivo y tranquilo.

 

Placebo, pero sin daños

 

Simplemente no hay evidencia de que este tipo de tratamiento funcione, por lo que no puede recomendarse. Dicho esto, muchas personas creen que funciona, y no hay inconveniente en el tratamiento si quieres intentarlo. No hay efectos secundarios y el peor de los casos es que pierdas unos pocos dólares.

Sin embargo, asegúrate de nunca depender de tratamientos con placebo como la autohipnosis y de que estas dispuesto a probar otros tratamientos cuando este fracase.

He ayudado a miles de personas a recuperarse de su propia ansiedad sin medicamentos ni terapia, comenzando con mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos. Considera tomar el examen ahora para saber más sobre tus síntomas de ansiedad y cómo controlarlos.

Comienza el test aquí.

» Recomendado para ti:

¿Necesitas ayuda con la ansiedad?

Toma mi prueba de ansiedad basada en la ciencia, completamente gratis (no demoraras más de 5 minutos). Después de completarla, descubrirás si tu ansiedad está dentro del “rango normal”, qué partes están desequilibradas y, lo más importante, cómo actuar para controlar tus síntomas. Mi test de ansiedad está hecho específicamente para personas que padecen ansiedad, por favor utilízalo.

Compartir artículo en:

[Fancy_Facebook_Comments]