Cómo mejorar tu diálogo interno cuando tienes ansiedad
5 (100%) 1 vote

Cómo mejorar tu diálogo interno cuando tienes ansiedad

La ansiedad afecta más que solo la forma en que te sientes. Afecta la forma en que piensas. Altera la forma en que te ves a ti mismo, y cambia la forma en que ves tus pensamientos y tus experiencias.

Lo que hace la ansiedad es dañar tu diálogo interno. En cierto modo, es como una forma de auto-sabotaje. Te ocupas de tu día echándote de menos e insultando a tu propio carácter interior. La ansiedad tiene un profundo efecto en el diálogo interno porque la ansiedad, naturalmente, te hace menos esperanzado, menos contento y menos relajado con las cosas que te rodean.

 

Puedes CURAR LA ANSIEDAD AHORA MISMO

 

¿Te preocupa que no seas normal debido a tu ansiedad? ¿¿Bien?? Cúralo. Hay formas efectivas en que puedes curar tu ansiedad para siempre. Serás exactamente la misma persona, pero vivirás libre de ansiedad.

Haz clic aquí para tomar mi test de ansiedad de 5 minutos que te ayudará a mostrar cómo curar tu ansiedad.

 

Los 5 mejores patrones de pensamiento negativo

A continuación, veremos los patrones de pensamiento negativo más comunes que ocurren en personas con ansiedad y cómo detenerlos.

1. “Ellos pensarán que soy una persona débil”

A menudo, uno de los patrones de diálogo interno más negativos es acerca de cómo otras personas verán tu problema de ansiedad. A la gente le preocupa que si otros supieran de su ansiedad, los juzgarían como débiles o demasiado temerosos.

La realidad es que no eres un lector de la mente. No tienes idea de lo que alguien está pensando o cómo, y con qué frecuencia lo que infieres de la mirada en la cara de otra persona es completamente inexacto. Además, cómo alguien más te ve nunca debería ser tu problema. Puede que algunas personas realmente te quieran más, sabiendo que estás lidiando con algo con lo que has tratado. Es posible que otros te agradezcan más porque son demasiado críticos y no personas con las que quieras unirte de todos modos. A pesar de todo, preocuparse demasiado por lo que otros piensan solo puede causarte dolor, y es el enemigo principal de curar la ansiedad.

  • La solución: Hay dos partes para controlar este tipo de pensamiento.
  1. Lo primero es dejar de ser tímido con tu ansiedad. Si sufres un ataque de pánico o te sientes ansioso, cuéntale a la persona con la que estás y no te preocupes por lo que piensan. Hacerlo te sacará de tu propia cabeza y realmente reducirá tu ansiedad.
  2. En segundo lugar, si te preocupa lo que piense alguien más, pregúntales. Háblales de ello. Aquellos que importan te brindarán apoyo, y muchos sabrán de dónde vienes y lo que enfrentas.

 

2. “No soy normal y nunca volveré a ser normal”

 

La ansiedad es enemiga de la esperanza. La ansiedad a largo plazo puede hacer que sientas que el resto de tu vida estará lleno de síntomas de ansiedad, y la ansiedad en sí misma tiende a crear una sensación de desesperanza. No eres diferente, eres completamente normal, pero estás sufriendo de esta condición curable que por el momento no se ha ido. Puede que sientas que no hay ayuda, pero la hay, y estás dando los primeros pasos para encontrarla en este momento.

  • La solución: No existe nada normal. Piensa en las cosas extrañas que hacen muchos de tus amigos. Tal vez no sufran de ansiedad, pero muchos de ellos siguen siendo “raros” si realmente te paras a pensar quiénes son como personas. El ser “normal” no existe, y si existiera, seguirías siendo normal, porque quien eres no te hace diferente solo porque lidias con la ansiedad. Habla con tus amigos sobre su estrés y verás que tienes mucho en común con más personas de lo que piensas.

 

3. “Todo va mal”

 

La negatividad extrema es un componente común de la ansiedad poderosa. A menudo ocurre durante y después de un ataque de ansiedad y puede afectar a aquellos cuya ansiedad se ha vuelto tan poderosa que como resultado han comenzado a sufrir de depresión.

La ansiedad crea un ciclo. Te hace temer vivir tu vida como quieres vivirla, y confirma esos temores cuando sales y experimentas ansiedad. Sin embargo, este diálogo interno es culpa de la ansiedad; estos son pensamientos que crea la ansiedad porque eso es lo que le produce tener un trastorno de ansiedad.

  • La Solución: Enséñate a notar las cosas positivas que suceden todos los días en tu vida. No importa cuán estresante sea tu vida, siempre hay aspectos positivos. ¿Se renovó tu programa de TV favorito? ¿Tenías un menú favorito en la cafetería? ¿Tomaste un buen desayuno? Todos los días te enfrentas con aspectos positivos y negativos. La ansiedad hace que te concentres en los aspectos negativos, pero entrenarte para notar lo positivo es el primer paso para reducir este patrón de pensamiento negativo.

 

4. “Algo debe estar mal conmigo”

 

Se produce un gran problema cuando tu diálogo interno te dice que algo anda mal contigo mismo. Para algunas personas, esto está relacionado con la ansiedad: se convencen de que su ansiedad dice algo acerca de su cerebro o mente, o sobre quiénes son como personas. Para otros, se trata de salud: algunas personas se dicen a sí mismas que no puede ser ansiedad. Llegan a ser extremadamente temerosos de su salud, convenciéndose de que tienen Esclerosis Múltiple, enfermedad de Lyme o algo más serio. Todo esto te hace sentir peor acerca de ti mismo, temeroso por el futuro e inactivo en el presente.

  • La solución: Ve al doctor. Compruébalo. Asegúrate de que no te pasa nada y de que gozas de buena salud. Luego, prepárate para actuar: para ver la ansiedad como una enfermedad que puedes curar. Con el ejercicio, los cambios de comportamiento, las estrategias de afrontamiento y la toma de decisiones inteligentes, la ansiedad es algo que puedes reducir todos los días y, al comprometerte con un plan para deshacerte de ella, notarás rápidamente cuánto menos te afecta.

 

5. “¿¿Y si??”

 

Finalmente, está la forma de pensar “Qué pasa si…”. “¿Qué pasa si muero mañana?” “¿Qué pasa si mi jefe me dispara?” “¿Qué pasa si desarrollo una enfermedad muy grave?” Este tipo de pensamiento tiene varias consecuencias. Te asusta tanto sobre el futuro, haciendo que te concentres demasiado en el presente. Sin embargo, te mantiene inactivo y nervioso en el presente porque los pensamientos a menudo son tan abrumadores y tan agotadores que es difícil hacer cualquier otra cosa.

  • La solución: Crea planes y objetivos. Aprende a mantenerte activo por el día para que vivas sin remordimientos, pero también planifica el futuro para tener siempre la esperanza o el potencial del logro. Mantenerse mental y físicamente ocupado garantizará que nunca dejes de seguir adelante, y todos los días vive de una manera que haga que tu vida sea mejor. No puedes controlar el mañana, pero perder tu día preocupándote por algo sin sentido al final no lograras nada.

 

Mejorar tu diálogo interno toma tiempo y esfuerzo

 

Recuerda, mejorar tu diálogo interno no es algo que se pueda hacer sin esfuerzo. Tu diálogo interno es lo que te viene naturalmente, lo que significa que a menos que comiences a notar la forma en que tu mente se enfoca en los pensamientos negativos, estás obligado a permitir que tus pensamientos se vuelvan locos.

Pero puedes controlarlo, y una vez que lo hagas, darás los primeros pasos para librarte de la ansiedad.

Para encontrar los próximos pasos, toma mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos. El test está diseñado para ayudarte a aprender más acerca de tu ansiedad, de modo que puedas aceptarla y tomar decisiones inteligentes sobre cómo manejar tus síntomas de ansiedad.

Haz clic aquí para tomar el test ahora.

» Recomendado para ti:

¿Necesitas ayuda con la ansiedad?

Toma mi prueba de ansiedad basada en la ciencia, completamente gratis (no demoraras más de 5 minutos). Después de completarla, descubrirás si tu ansiedad está dentro del “rango normal”, qué partes están desequilibradas y, lo más importante, cómo actuar para controlar tus síntomas. Mi test de ansiedad está hecho específicamente para personas que padecen ansiedad, por favor utilízalo.

Compartir artículo en: