Misofobia y los malentendidos microbios
5 (100%) 1 vote

Misofobia y los malentendidos microbios

misofobia y germofobia por ansiedad

La Misofobia, quizás mejor conocida como Germofobia, es el miedo a los gérmenes, microorganismos que pueden causar enfermedades. Los Misofobicos, o Germofobicos, a menudo están en una angustia significativa debido a su trastorno. Lo que les obliga a limpiar con frecuencia y en exceso porque sienten que el mundo está lleno de gérmenes que son invisibles a simple vista (y por lo tanto podrían estar en cualquier lugar y en todas partes). Se encuentran pasando gran cantidad de tiempo limpiando, comprando numerosos productos de limpieza con frecuencia y exponiéndose a los químicos dañinos que contienen la mayoría de los productos de limpieza.

Este artículo te dirá si eres una persona sospechosa o no de este padecimiento, cómo se produce la misofobia y qué puedes hacer para tratarla.

 

¿Cuánto temes a los gérmenes?

 

Si temes que los gérmenes controlen tu vida, asegúrate de tomar mi test gratuito de 5 minutos para determinar la gravedad de tu ansiedad y descubrir cómo detenerla para siempre.

Comienza el test de ansiedad aquí.

 

Misofobia vs Ser ordenado – ¿Cómo reconocer la fobia?

 

La Misofobia es diferente de ser extremadamente ordenado. Si no has realizado mi test de ansiedad, asegúrate de hacerlo ahora. Aunque el orden a menudo resulta de la necesidad de monitorear las superficies en busca de posibles gérmenes, la verdadera preocupación de los misofóbicos es la esterilización. Esto es problemático no solo por el tiempo, el esfuerzo y el dinero que gastan en la limpieza, sino también porque los entornos altamente estériles pueden impedir que una persona desarrolle resistencia inmunológica a las bacterias, haciéndolos MÁS susceptibles a las enfermedades.

Cuanto más a menudo una persona misofobica se enferma, más creen que tienen que limpiar, y así el ciclo se perpetúa.

Además, las personas con misofobia experimentan los siguientes síntomas en respuesta a los gérmenes percibidos. Los gérmenes percibidos a menudo toman la forma de suciedad o mugre, así como la posible contaminación de gérmenes como el apretón de manos, la tos o los estornudos.

  • Miedo persistente y excesivo a los gérmenes

Tanto la presencia percibida como la anticipación de los gérmenes pueden llevar a una persona misofobica a sentirse ansiosa.

  • Respuesta inmediata al miedo

La persona siempre o casi siempre se pone ansiosa como respuesta inmediata a la exposición o el riesgo de exponerse a los gérmenes. Los ataques de pánico pueden siempre o solo a veces ser el resultado.

  • Reconocimiento de miedo excesivo

La persona, si es un adulto, se dará cuenta de que su miedo es excesivo, pero aún se siente obligada a limpiar.

  • Evitar los gérmenes

Los germenes se evitan cuidadosamente, lo que puede significar limpiar tu sala de estar todos los días con desinfectante o incluso negarse a visitar a amigos o parientes por temor a la contaminación.

  • Interferencia vital

El miedo a los gérmenes interfiere significativamente con la vida cotidiana de la persona.

Se ha sugerido que la misofobia es simplemente un elemento del trastorno obsesivo-compulsivo “TOC”. Sin embargo, los investigadores han notado que el TOC común insta a evitar la contaminación por medio del lavado de manos que tiene más que ver con la obligación de lavarse las manos que con el miedo a los gérmenes.

 

¿Por qué temes a las bacterias?

El miedo a los gérmenes como las bacterias, como es el caso con las fobias más específicas, comúnmente se cree que se desarrolla durante la infancia, por lo general entre las edades de 10 y 13 años, tiene que ver con uno de los 3 factores principales: la experiencia de miedo personal, un miedo atestiguado, o una experiencia impersonal o aprendida. El último de estos es el más común en casos de misofobia.

  • Una experiencia de miedo personal para una persona misofobica puede implicar la captura de una enfermedad grave o una muy incómoda forma de vivir en un ambiente sucio y peligroso. Enfermarse después de tocar algo percibido como sucio, incluso si no está relacionado, también puede causarlo.
  • Una experiencia de miedo presenciada podría involucrar a un miembro de la familia o un amigo que se enferma o muere a causa de una enfermedad.
  • Es probable que una experiencia impersonal o aprendida surja del aprendizaje sobre la prevalencia y los peligros de los gérmenes en la escuela, de los medios, o del comportamiento misófobo u obsesivo-compulsivo de un padre u otra persona que te cuida. Es muy probable que esta sea la causa. A muchos niños se les dice que se laven las manos cuando tocan cosas sucias, o les dicen que los gérmenes están en todas partes y causan enfermedades. Estas creencias se pueden reforzar si una persona se enferma o se siente mal después de tocar algo que creen que tiene gérmenes.

 

Otras teorías

 

Si bien las teorías anteriores están relacionadas con el punto de vista que sostiene que la nutrición tiene más que ver con la fobia que la naturaleza, los psicólogos evolutivos han sugerido que la predisposición a trastornos como la misofobia y el TOC puede ser al menos parcialmente el resultado de la genética. Su teoría sostiene que los humanos que eran muy conscientes de la limpieza y posibles peligros para la salud dentro de su área de vida podrían haber tenido más probabilidades de sobrevivir que otros que no lo estaban, lo que llevó a un rasgo genético que es más prominente en algunos que en otros. Recuerda que no hace mucho en nuestra historia, no existía el jabón, por lo que la exposición a innumerables gérmenes podría significar la muerte prematura de una manera que ya no es tan cierta.

 

¿Cómo tratar la misofobia?

 

El tratamiento de la misofobia, el TOC y otros trastornos de ansiedad a menudo implica una combinación de terapia y medicamentos antidepresivos conocidos como ISRS, aunque la terapia suele ser el primer paso. El tipo de terapia que se usa con más frecuencia para tratar las fobias se llama terapia cognitiva conductual o TCC.

La TCC es un tipo de terapia que utiliza tres tratamientos principales; la terapia de exposición, la reestructuración cognitiva y el entrenamiento de relajación, a veces en combinación y algunas veces de forma individual dependiendo de las necesidades y deseos del paciente. Cada uno de estos tipos de tratamiento puede realizarse con la asistencia y supervisión de un terapeuta y reproducirse en la comodidad de tu hogar.

  • Terapia de exposición: la terapia de exposición es un tipo de tratamiento que implica exponerse al objeto de tu fobia, o gérmenes, en el caso de la misofobia. La exposición al “germen” puede tomar la forma de tocar tierra o, para comenzar, con algo menos desafiante, tocar una planta que fue plantada por una persona que usa guantes cuyos guantes tocaron una pala que tocó tierra. Después de exposiciones repetidas y cada vez más “intensas” en las que la persona misofóbica se enfoca en técnicas de relajación y evita lavarse las manos, desarrolla la capacidad de estar en presencia de “gérmenes” sin sentir la necesidad de desinfectarse.
  • Reestructuración cognitiva: la reestructuración cognitiva es un tratamiento que busca revelar y cambiar las creencias negativas y los patrones de pensamiento que le ocurren a una persona fóbica con respecto a su fobia. Un ejemplo de esto podría ser la creencia de que sus reacciones están fuera de su control, o que siempre están en riesgo de morir debido a los gérmenes que los rodean. Para hacer esto en casa, puedes intentar escribir o cuestionarte acerca de tus miedos para descubrir qué creencias tienes y luego decidir sobre puntos de vista que podrían ser más saludables o útiles para que tú puedas vivir en presencia de gérmenes.
  • Entrenamiento de relajación: el entrenamiento de relajación se trata de crear herramientas para que puedas calmar tu mente y cuerpo cuando te enfrentas con gérmenes. Estas herramientas pueden incluir ejercicios de visualización relajantes, técnicas de respiración controlada o señales físicas y mentales que pueden desencadenar un estado mental más relajado. Unirse a un grupo de meditación o mirar videos sobre cómo meditar puede ayudarte a practicar el uso de estas herramientas en tu vida diaria.

Es aconsejable recordar que no todos los gérmenes son malos gérmenes. Algunos gérmenes son buenos y nos ayudan a mantener nuestra salud. Para mantenerte sano y evitar matar los gérmenes que necesitas, prueba los métodos anteriores para aprender cómo vivir en armonía con los microbios menospreciados del mundo.

También debes considerar aprender a controlar tu ansiedad general utilizando una opción más completa. Asegúrate de tomar mi test gratuito de ansiedad de 5 minutos para descubrir cómo he ayudado a muchas personas con fobias a controlar su ansiedad.

Comienza el test de ansiedad aquí.

» Recomendado para ti:

¿Necesitas ayuda con la ansiedad?

Toma mi prueba de ansiedad basada en la ciencia, completamente gratis (no demoraras más de 5 minutos). Después de completarla, descubrirás si tu ansiedad está dentro del “rango normal”, qué partes están desequilibradas y, lo más importante, cómo actuar para controlar tus síntomas. Mi test de ansiedad está hecho específicamente para personas que padecen ansiedad, por favor utilízalo.

Compartir artículo en:

[Fancy_Facebook_Comments]